Cómo limpiar los dientes a un perro

Cómo limpiarle los dientes a un perro

La acumulación de placa bacteriana y la formación de sarro puede causarle a tu perro infecciones bucales graves. Por eso saber cómo limpiar los dientes a un perro es imprescindible.

La placa bacteriana y el sarro: los enemigos

Igual que pasa con la dentadura de las personas, la dentadura canina está expuesta a la acumulación de placa y sarro, un peligro para la salud bucal de cualquier animal.

Los dientes de los perros reciben, diariamente, ataques de bacterias contenidas en los alimentos. Estas bacterias se acumulan formando una fina película alrededor del diente y constituyen la llamada placa bacteriana. Si esta placa no se elimina mediante el cepillado y otro método alternativo, termina endureciéndose y formando el conocido sarro.

El sarro es la capa de color marrón oscuro que puede observarse en algunas partes de los dientes y que tiene a acumularse justo en hueco o surco que queda entre el diente y la encía.

Así, el sarro afecta a la salud de la encía y puede ir penetrando, poco a poco, en la raíz del diente, llegando a ser foco de infecciones o terminando por afectar, incluso, el hueso que sujeta la pieza dental. Cuando este hueso se ve muy afectado, puede ocurrir, incluso, que el diente se desprenda de la encía al masticar.

Por todo ello es tan importante saber cómo limpiarle los dientes a un perro de manera efectiva y como método de prevención ante enfermedades bucales.

Ideas para limpiar los dientes a un perro

A la hora de limpiarle los dientes a un perro, lo primero que hay que tomar en consideración es que la limpieza bucal no es una opción sino una responsabilidad que tenemos como propietarios.

Un perro al cual no se le ofrecen métodos para mantener su higiene bucal puede estar expuesto, como ya hemos visto, a infecciones y problemas asociados.

Éstas son algunas propuestas para responder a la pregunta Cómo limpiar los dientes a un perro:

1- Cepillado frecuente:

En el mercado existen cepillos de dientes especiales para perros. Pueden encontrarse en centros veterinarios y tiendas especializadas. Suelen tener forma de dedal con púas de goma, para permitir insertar nuestro dedo dentro del cepillo y así poder rascar la dentadura del perro con más facilidad. Puede utilizarse también una gasa enrollada alrededor del dedo.

Si se opta por utilizar un cepillo de dientes para perros, hay que acompañarlo de un dentífrico indicado para canes. De nuevo, es fácil encontrar este tipo de pastas en tiendas especializadas y centros veterinarios. Existen algunos dentífricos en formato spray, muy cómodos y prácticos.

El problema del cepillado es que muchos perros no lo toleran. Por esa razón lo mejor es acostumbrarlos desde que son cachorros, haciendo que la experiencia sea agradable para ellos o, por lo menos, neutra. No hay que forcejear nunca con el perro porque podemos provocar una situación tensa e, incluso, activar una respuesta agresiva por parte del animal.

Si un perro no tolera el cepillado, entonces lo mejor es optar por alguna de las siguientes alternativas para limpiarle los dientes.

2- Snacks dentales

Los snacks dentales son lo que se llama premios multifuncionales: para el perro, suponen algo suculento y, al mismo tiempo, actúan como cepillo dental. Por eso son una muy buena alternativa al cepillado y una óptima manera de limpiar los dientes a un perro.

Eso sí, a la hora de escoger un snack dental es importante tener en cuenta su composición nutricional (no todo vale), la calidad de sus componentes y su nivel de flexibilidad y de solubilidad. Esto es porque, si el perro, por algún motivo, traga el snack entero, hay que tener la garantía de que se disolverá correctamente en el estómago y no ocluirá el intestino.

3- Juguetes que fomentan la masticación:

Para ayudar al mantenimiento de una boca sana están, también, los juguetes que fomentan la masticación o juguetes dentales. Pueden ayudar a controlar la placa y el sarro gracias a la formación de saliva que producen. Son una opción muy divertida para los perros y pueden ser usados a diario. Eso sí, hay que tener en cuenta que necesitan cambiarse con regularidad porque, con el tiempo, estos juguetes pueden acumular bacterias.

Los juguetes dentales son una muy buena opción para limpiar los dientes a un perro sin que éste se de cuenta.

VOLVER