Premios sanos para perros

La importancia de usar premios para perros que sean sanos

El uso del refuerzo positivo (recompensa) es básico en cualquier sesión de educación canina. Pero el abuso de premios, o la utilización de premios comestibles de baja calidad, puede tener consecuencias muy negativas sobre la salud.

El uso de los premios para perros en el entrenamiento canino

Un perro aprende, fundamentalmente, mediante asociaciones de estímulos o asociaciones de estímulos-respuestas.

Eso quiere decir que, muchas veces, la mejor manera de enseñar a un perro es premiarlo cuando hace algo que nos interesa o que consideramos que “está bien”.

Un perro que recibe un premio al realizar una conducta (sentarse, por ejemplo), aprenderá rápido que esa conducta tiene resultados positivos y tenderá a repetirla. Ésta es una de las bases del entrenamiento canino.

Ahora bien, la mayoría de los premios son hipercalóricos y, además, contienen ingredientes de baja calidad como subproductos animales (picos, patas e incluso harina de plumas hidrolizada). Por eso es importante fijarse bien en la composición a la hora de escoger.

Los premios sanos evitan problemas

Como ocurre con las golosinas para los niños, los premios para perros no deben constituir la base de la alimentación sino ser sólo un complemento. Además, hay que regular bien su suministro porque pueden ser una fuente de problemas tan importantes como:

  • El sobrepeso: se estima que un perro tiene sobrepeso cuando su peso corporal supera en más de un 10% su peso corporal ideal.
  • Obesidad se habla de obesidad canina cuando el peso corporal sobrepasa el peso ideal en un 20% o más.

La explicación para el sobrepeso y la obesidad en perros es sencilla: igual que en los humanos, cuando un perro consume un exceso de calorías con respecto a sus necesidades, éstas se acumulan en forma de grasa.

¿Qué premios son más recomendables?

Premios para perros 100% naturales: se pueden encontrar en el mercado premios con una composición 100% natural, que no incluya aditivos como conservantes, colorantes, saborizantes o antioxidantes artificiales. Esto es una garantía de calidad.

Entre la gama de premios 100% naturales, hay que tener también en cuenta que existen los llamados premios multifuncionales. Se trata de snacks dentales que cubren dos funciones al mismo tiempo: sirven como refuerzo positivo para educar al perro y cuidan de su higiene bucal.

Si no has probado todavía las ventajas de usar este tipo de premios multifuncionales, te recomendamos Greenies, un snack dental 100% natural y que les encanta a los perros.

Premios caseros y sanos: a veces, se pueden usar incluso trozos de fruta como premios naturales caninos. Si a tu perro le gustan, son una opción saludable.

Caricias, juego y buenas palabras: muchas veces se nos olvida que un premio para un perro no tiene por qué ser siempre algo comestible. En múltiples ocasiones, una caricia, una palabra cariñosa o una sesión de juego puede ser mucho más motivadora para el perro que un premio comestible.

Recuerda que la educación de tu perro es muy importante, pero su salud y su peso también lo son. Escoge siempre los premios para perros más sanos que encuentres y dosifica bien su suministro. Tu perro aprenderá igual de bien si alternas las caricias y el juego con los premios comestibles.

 

VOLVER